Los visitantes sensibles se sienten atraídos por Sri Lanka como por un amante y a menudo son incapaces de abandonarla.

Campo de batalla para los héroes, también es un refugio para los peregrinos.

Es todavía uno de los pocos lugares del mundo donde los dioses, y sus contrarios, tienen una existencia real.

‘,’hspace':null,’vspace':null,’align':null,’bgcolor':null}” alt=”” />